A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

"Yo no quiero ser un niño que no sepa jugar Fútbol"

“Yo no quiero ser un niño que no sepa jugar Fútbol”
pero así era, yo no sabía jugar fútbol.

Siempre me sacaban del equipo por que no sabia jugar Fútbol.

No me dejan ni tocar la pelota…”aquí pasala pasala…que no ven que estoy solo…aquí, aquí, aquí……bueno….”

“¡No, yo no quiero jugar contigo!” me decían, pues no sabia yo jugar Fútbol…

Todos recordaban mi gol grandioso, fue con un salto especial, nadie se lo esperaba.

Yo ya había entendido las primeras reglas. La primera de ellas era que la pelota entrara en la portería, el problema es que no me dijeron desde el principio que en la portería del equipo contrario y que el juego era entre equipos contrarios, cosa que me explicaron hasta el final después de mi primer gol. Esta regla debería haber sido la primera regla que me explicarán antes de mi primer gol…pero ese no fue el  gol grandioso del que todos recuerdan, como ya lo dije ese fue mi primer gol nada más. En mi gol grandioso, como dije, ya había entendido ciertas reglas.

La segunda de ellas era que solo el portero puede tocar la pelota con las manos, cosa que a mi tampoco en un principio me quedaba nada claro.

La tercera era que si  no le puedes quitar la pelota al contrario, metele el pie sin que parezca que se lo metiste. Bueno esa no me la explicaron simplemente me la aplicaron, además esta regla muchas veces va acompañada muchos problemas después de llevarla a cabo, como pleitos en la cancha con el jugador contrarío y a veces se convierten en pleitos colectivos donde el deporte cambia de reglas nuevamente y se convierte en deporte de contacto y caótico acabando con todos de mal humor y de morado.

Bueno pues regreso a el gol grandioso que fue tiempo después de  ya comprendidas las primeras reglas.

Yo me encontraba frente a la portería del equipo contrario tratando de que esa cosa esférica entrara en la portería y como siempre me pasaba me perdía en esa cancha tan grande, al grado que la pelota ya no estaba ahí adelante sino casi en nuestra portería. Mis compañeros de equipo tratando de evitar que entrara a gol… y yo al percatarme pego carrera para ayudarles, entonces la pelota rebota en la defensa para no entrar en la portería nuestra y vuela por los aires  y yo al verla pego un tremendo salto  y me hago bolita para que no me lastime el pelotazo y esta rebota en mi rodilla izquierda y…

Bueno se tiene que decir, aunque no quiera y suene poco modesto pero fue un GOLAZO, fue grandioso, fue estupendo, fue uno de esos goles como el de los grandes, como si el Pibe de Oro se hubiera posicionado de mi, mejor no me podía haber salido…pero ya saben el pequeñisimo detalle…
parecía que no me había todavía quedado clara la primera regla que fue la última que me explicaron…

Y apesara de lo grandioso del gol…

“Yo no quiero jugar contigo, pues no sabes jugar Fútbol…”

alf-redo…mil-puertas

…Cuento dedicado a los Apios Asesinos y a la Leña de Pirul, pero sobre todo a un niño negrito que vi en Lisboa que no querían nadie jugar con el, por que no sabía jugar Fútbol…

Y un video de Mano Negra, uno de mis favoritos y eso que no soy panbolero. ¡ah! y eso si,  pero en el remoto caso que dios exista entonces seguro que es Diego Armando Maradona.

1 comentario sobre "Yo no quiero ser un niño que no sepa jugar Fútbol"

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  

*