Las plumas del Sol

En un día soleado con fuertes vientos en donde todo parecía que iba a salir volando, los árboles, las tejas, las casa, las rejas, las nubes, los carros, las vacas…

Ahí estábamos sentados observando al Hurakan, ahí nada más mirando como el chinito, en una banca del parque, hablando, agradable charla, platicando con todo el viento a nuestro a rededor que soplaba y resoplaba. Lo curioso es que no nos teníamos que agarrar fuerte a pesar de los vientos.

En un momento ya nos empezábamos a preocupar, pues todo se lo estaba llevando el viento, los pájaros, los perros, los gatos, todo.

En la preocupación volteamos a ver al Sol, a ver si estaba donde lo habíamos dejado. Suerte todavía estaba allí donde lo habíamos dejado, solo que empezaba a moverse un poco, aunque aferrado al cielo se veía como que en un descuido el sol se lo iba a empezar a llevar el aire.

Pensábamos en soluciones para que se quedara donde lo habíamos dejado. Una era ponerle un ancla para que no se moviera demasiado, pero el sol protesto pues ni que fuera barco y además consideraba que con esto le quitábamos su libertad y sobretodo su elegancia. Propusimos un par de garras para que se aferrara más al cielo. ¡Claro! eso le gusto al Sol, nos insistió mucho en que fueran unas garras de águila, de esas que son peligrosas y bonitas que tienen la elegancia y la fuerza.

Pues así lo decidimos a ponerle garras al Sol. ¡ah! Pero al Hurakan soplo más fuerte y el corazón del cielo empezó a llevarse más cosas y las garras empezaron a ser insuficientes para que se aferrara el Sol al cielo. Solo se veía como el Sol estaba dejando unos rayones en el cielo con sus garras.

Ay, ay, ay, que hacer que hacer, ay, ay, ay, que rechinar.

Nosotros continuábamos en la banca del parque observando y escuchando tan penosa situación y sin encontrar solución. ¿Qué hacer? ¿Qué hacer?

El rechinar de las garras del Sol sobre el cielo se estaba haciendo cada vez más insoportable, era ese chillido metálico desagradable que pone la piel de gallina y lastima los oídos.

¿Qué hacer? ¿Qué hacer?

Y de repente una idea: ¿y si le ponemos alas al Sol?

Si que sean alas de águila pues ya tiene las garras. Esa suena a la solución, que empiece a planear contra el viento para irse más arriba y que planeé todo el tiempo por encima del Huracán donde solo exista una leve brisa que lo lleve en su viaje por el cielo despacito y apaciblemente pero con la elegancia del planear de un águila o un cóndor.

La idea se le gritó varias veces al Sol. Él se encontraba un poco desorientado, esforzándose por escucharnos sin tener mucho éxito; pues con muchos esfuerzos podía mantener en un sitio con sus hermosas garras, ya que el Hurakan, Corazón del Cielo, se lo traía de encargo, de aquí para allá.

Cuando por fin entendió lo que le gritábamos, le pareció una gran idea lo de las alas. Empezó a pensar en las hermosas plumas brillantes color violeta, azul, verde, amarillo, naranja, rojo que podrían tener en sus alas. Además tenían que ser alas de águila, para poder planear sobre el Hurakan sin que este lo estuviera trayendo del ringo al tango.

Ahí fue donde hubo desacuerdo, pues le dijimos que si quería las alas del águila era para planear y para estar siempre arriba del huracán y que ni que fuera papagayo con alas de colores, pues ahí si se tendría que ir para abajo y corriendo el riesgo que la rama donde se sostuviera se soltara con el Hurakan. Además que esos colores no van con con el del águila que tienen que ser morrones tendiendo a doradas sus plumas, y no de fiesta como la de las guacamayas.

Las garras seguían rechinado y el Sol protesto, dijo que si ya le habíamos a emplumar que sea con plumas lindas de colores sino mejor no se aguantaba el rechinar y rechinar de sus garras.

Eso era ya insoportable, tan insoportable que ya nos habíamos parado de la banca del parque para buscar refugio para huir de ese rechinar agudo. Pero ni bajo techo nos encontrábamos a gusto, pues seguía rechinando todo y el Sol lo traían de encargo.

Por fin después de pensarlo y por la presión de los rechinido decidimos que no estaba mala la idea de las plumas de colores. Así que le pusimos al Sol alas y plumas de todos los colores que nos pidió.

Ahora el Sol viaja por encima del cielo y de su corazón y por eso siempre lleva un ritmo constante en su planear por encima del cielo.

Se preguntaran que ¿porque no se ven los colores de las plumas del Sol?

La respuesta es muy sencilla, esto se debe a que el  Sol empezó a volar por encima del cielo y se encuentra muy, pero muy lejos de la Tierra y por lo mismo no se pueden distinguir los colores, mas si ustedes observan bien en los días con lluvia y soleados, por medio de los pequeñas gotas de agua de lluvia, las cuales forman miles de pequeños prismas, muy probablemente vearan sus plumas de colores.

3 comments to Las plumas del Sol

  • artopal

    ¿Y las garras? ¿Por qué no se le ven las garras?

  • alf

    mmmm me haz metido en un problema…mmmm sigo pensando por que aún con las gotas de lluvia no se le pueden ver las garras, tal vez por que las tiene metidas dentro del plumaje, tu sabes para que no cause resistencia con el aire así como en los aviones se menten la llantas, las garras las tiene guardadas.

    No me gusto la respuesta anterior.
    Tal vez esta ayude un poco más para la respuesta. Hay una muy bella representacion del sol, en la piedra del Sol (Mexica) que es parte de la decoracion de la pagina, donde le puedes ver las alas y las garras, tal vez ahi esta la respuesta.

    alf…

    Va ke va un abrazo

    alf…

  • alf

    Hola ya se donde estan las garras

    estas no las puedes ver pues cuando ves al sol directamente este te desgarra los ojos.

Leave a Reply

  

  

  

*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>